[Hiperplasia prostática benigna]

Libérate de la incomodidad y los efectos secundarios de la HPB: La cirugía láser es la solución innovadora que estás buscando.

La cirugía láser para tratar la HPB es una innovación revolucionaria, pero solo es adecuada para ciertos casos. ¿Será el tuyo?

La hiperplasia prostática benigna (HPB) es muy común en hombres mayores de 50 años.

De hecho, se estima que afecta a alrededor del 50% de los hombres mayores de 60 años y a aproximadamente el 90% de los hombres mayores de 85 años.

Problemas al orinar, micción frecuente, sensación de no vaciar la vejiga completamente y dificultad para iniciar la micción.

Si te suenan familiares, estos síntomas podrían ser señales de la hiperplasia prostática benigna (HPB).

Esta puede afectar significativamente la vida cotidiana de hombres adultos, interferir con su sueño y su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas.

Pero, no todo está perdido, existen tratamientos efectivos que pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Ofrecemos un test de candidatura para el tratamiento con cirugía láser, una alternativa menos invasiva a la cirugía tradicional que ha demostrado ser muy efectiva.

Nuestros pacientes han experimentado una mejora significativa en la calidad de vida después de someterse a nuestra cirugía láser para tratar la HPB.

Se han eliminado sus síntomas y pueden volver a disfrutar de sus actividades cotidianas.

Puede preocuparte el costo de la cirugía láser. Sin embargo, tenemos acuerdos con algunas compañías de seguros médicos para la cirugía de HPB.

Además, también ofrecemos la posibilidad de combinar la cirugía láser con el tratamiento farmacológico.

Contáctanos para programar una evaluación y determinar si eres candidato para nuestra cirugía láser. 

O llena el siguiente formulario y evaluaremos tu caso para validar como la cirugía láser puede ayudarte.

También puedes llamarnos para programar una evaluación de tu caso.

NSR Urología Integral, comprometidos en ofrecer métodos avanzados y efectivos para la HPB.

En NSR Urología Integral, estamos comprometidos con ofrecer a nuestros pacientes los tratamientos más avanzados y efectivos para la HPB, por eso utilizamos la cirugía láser como método preferido de tratamiento.

La cirugía láser es una técnica quirúrgica avanzada y mínimamente invasiva utilizada para tratar la hiperplasia prostática benigna.

La precisión del láser permite una eliminación más precisa del tejido prostático, minimizando el daño a los tejidos circundantes y reduciendo el riesgo de complicaciones.

Esta cirugía se hace con dos láseres distintos: Láser de Holmium (HOLEP) y Láser Verde. 

Tenemos acuerdos con diferentes compañías de seguros de salud para la cirugía láser, *siempre que su compañía valore previamente la intervención*.

Para la cirugía con láser de Holmium (HOLEP) tenemos acuerdos con las siguientes compañías:

  • ADESLAS
  • SANITAS
  • ASISA
  • DKV
  • CASER
  • MAPFRE
  • AXA
  • CIGNA
  • MUSA

 

Para la Cirugía Láser Verde, tenemos acuerdo con las siguientes:

  • ADESLAS
  • SANITAS
  • ASISA
  • CASER
  • MAPFRE
  • AXA
  • CIGNA

Si estás experimentando síntomas de HPB, te invitamos a llenar nuestro formulario de evaluación de candidatura para determinar si la cirugía láser es adecuada para ti.

Nuestro equipo médico altamente capacitado y con experiencia está aquí para guiarte en cada paso del proceso y proporcionar la mejor atención médica posible.

Si quieres que revisemos tu caso te podemos llamar sin costo.

Métodos tradicionales de tratamiento en comparativa con la cirugía láser

Los métodos tradicionales de tratamiento para la HPB incluyen la medicación y la cirugía abierta o laparoscópica.

Sin embargo, estos métodos pueden tener desventajas significativas.

La medicación puede tener efectos secundarios desagradables como mareos, fatiga, disminución del deseo sexual, y pérdida de la función eréctil.

Además, estos medicamentos deben tomarse de manera continuada, lo que puede resultar en un costo a largo plazo y cumplimiento irregular del tratamiento.

La cirugía tradicional puede requerir hospitalización y tiene una recuperación prolongada con posible dolor, incontinencia urinaria y disfunción eréctil.

Afortunadamente, la cirugía láser es una alternativa menos invasiva y más precisa para el tratamiento de la HPB.

En NSR Urología Integral ofrecemos la cirugía láser para tratar la HPB, lo que puede reducir significativamente el tiempo de recuperación y mejorar la calidad de vida del paciente.

Si usted está sufriendo de síntomas de HPB y ha considerado el tratamiento con cirugía, complete nuestro formulario de evaluación de candidatura.

O también puedes llamarnos para programar una evaluación de tu caso

Intervención Apta para pacientes con otras patologías

Si bien la hiperplasia prostática benigna es la patología más común tratada con cirugía láser, esta técnica también es apta para pacientes que presentan otras patologías urológicas.

De hecho, la cirugía láser es una opción viable y eficaz en una amplia variedad de procedimientos quirúrgicos urológicos.

Por ejemplo, pacientes con obstrucciones uretrales, tumores urológicos y estenosis uretrales han encontrado en la cirugía láser una alternativa menos invasiva y con un menor tiempo de recuperación que los métodos tradicionales.

Es importante mencionar que la evaluación del especialista es crucial para determinar la mejor opción de tratamiento para cada paciente, y que la cirugía láser puede no ser adecuada para todos los casos.

Nuestros especialistas están a la orden para evaluar a los pacientes y determinar si esta es la opción de tratamiento adecuada para ellos.

Si estás buscando una opción más segura y efectiva para tu patología urológica, no dudes en llenar nuestro formulario para evaluar tu candidatura a la cirugía láser.

La hiperplasia prostática benigna (HPB) es una patología común en los hombres a medida que envejecen, y puede causar diversos síntomas que afectan su calidad de vida.

Uno de los síntomas más comunes es la dificultad para orinar, lo que puede incluir un flujo urinario débil o intermitente, una sensación de vaciado incompleto de la vejiga y la necesidad de orinar con frecuencia.

Otros síntomas incluyen la necesidad urgente de orinar, la necesidad de levantarse varias veces durante la noche para orinar, la aparición de goteo después de orinar y una sensación de ardor o dolor al orinar. Estos síntomas pueden causar estrés y ansiedad en los hombres que los padecen, y afectar su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas.

Si experimenta alguno de estos síntomas, es importante que consulte a un especialista para una evaluación y tratamiento adecuados.

La causa exacta de la hiperplasia prostática benigna (HPB) no se conoce completamente, pero se cree que está relacionada con el envejecimiento y los cambios hormonales en los hombres.

Con el tiempo, la próstata puede crecer y ejercer presión sobre la uretra, lo que puede provocar síntomas urinarios.

Los niveles elevados de dihidrotestosterona, una hormona sexual masculina, también pueden contribuir al crecimiento de la próstata.

Factores de riesgo como la obesidad, la falta de actividad física, el tabaquismo y la diabetes también pueden aumentar el riesgo de desarrollar HPB.

Los factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar Hiperplasia Prostática Benigna (HPB) incluyen:

  • Edad avanzada: la HPB es más común en hombres mayores de 50 años y su incidencia aumenta con la edad.
  • Antecedentes familiares: si tienes familiares cercanos con antecedentes de HPB, tienes más probabilidades de desarrollarla.
  • Obesidad: se ha encontrado una relación entre la obesidad y la HPB, aunque aún no se entiende completamente la conexión.
  • Diabetes y enfermedades cardíacas: algunos estudios sugieren que las personas con diabetes y enfermedades cardíacas tienen un mayor riesgo de desarrollar HPB.
  • Estilo de vida: ciertos factores del estilo de vida, como la falta de actividad física, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, también pueden aumentar el riesgo de desarrollar HPB.

Es importante tener en cuenta que estos factores de riesgo no necesariamente causan HPB, sino que pueden aumentar la probabilidad de desarrollarla.

Es fundamental que, si experimentas síntomas relacionados con la próstata, acudas a un especialista en urología para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

No hay medidas conocidas para prevenir la hiperplasia prostática benigna (HPB) completamente, pero hay algunas cosas que los hombres pueden hacer para reducir el riesgo de desarrollar esta condición.

Algunas de las medidas preventivas incluyen:

  • Mantener un peso saludable: la obesidad se ha asociado con un mayor riesgo de desarrollar HPB, por lo que mantener un peso saludable a través de una dieta equilibrada y ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo.
  • Hacer ejercicio regularmente: El ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar HPB. Se recomienda al menos 30 minutos de actividad física al día, como caminar, andar en bicicleta o nadar.
  • Reducir el consumo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar HPB. Se recomienda beber alcohol con moderación o evitarlo por completo.
  • Comer una dieta saludable: Una dieta saludable y equilibrada puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar HPB. Se recomienda incluir una variedad de frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras en la dieta.
  • Realizar controles regulares: Realizar controles regulares con un urólogo puede ayudar a detectar cualquier problema de próstata temprano y permitir un tratamiento oportuno.

Es importante tener en cuenta que estas medidas preventivas pueden reducir el riesgo de desarrollar HPB, pero no hay garantía de que alguien no la desarrolle a pesar de seguir estas medidas.

Si se tienen síntomas de HPB, es importante consultar a un urólogo para una evaluación y posible tratamiento.

Excelente
A base de 2 reseñas
Max Santes
Max Santes
2023-05-02
Recomiendo NSR Urologia Integral y siempre les estaré agradecido por su amabilidad, dedicación y tiempo empleado en mi.
Julia Marti
Julia Marti
2023-04-28

Test de candidatura
para la cirugía láser